martes, 19 de diciembre de 2017

Comentario: PREMIO LUCES 2017

Ciertas felices coincidencias

Y pensar que gracias a este premio nació nuestro evento de fin de año.

Resulta curioso que los nominados de este año para los Premio Luces 2017 a lo mejor de las Artes escénicas, propuestos por el equipo de nuestro Decano de la prensa nacional, coincidan en gran parte con los de esta humilde plataforma virtual. ¿Nuevos vientos corren dentro de la redacción de los Miró Quesada? Sea como fuere, se trata de una feliz circunstancia que se tiene que celebrar.

Y si bien estos premios ahora sí reconocen la importantísima labor de los dramaturgos, nuevamente los directores son relegados a un segundo plano. Inexplicable además, que figuren dentro de la terna de “Mejor dramaturgia peruana”, como si el trabajo de dirección escénica tenga algo que ver con el texto impreso en el papel, que es supuestamente lo que será premiado. En todo caso, a destacar en la mencionada terna a la excelente pieza de Daniel Fernández, El arcoíris en las manos, al lado de Ciudad cualquiera de Renato Fernández, Oda a la luna de Carlos Alberto Gonzales Villanueva, Infortunio de Gino Luque, Savia de Luis Alberto León y Discurso de promoción, una creación colectiva del grupo Yuyachkani.

Y ahora las coincidencias: Pold Gastello está nominado como mejor actor de reparto por La pícara suerte, como ya lo estaba para Oficio Crítico; como también lo están Alonso Cano, Stephanie Orúe y Daniela Rodríguez León, pero no por las obras señalados por nuestro blog, sino por  Lavar, peinar y enterrar,  Casa de perros y Yerovi: vida y muerte de un pájaro cantor, respectivamente. Además, Rodríguez compite por "Mejor actriz" gracias a la puesta en escena de Vergüenzas: Cajamarca, 1953, de acuerdo a Oficio Crítico. Acompañan en la categoría de mejores actores y actrices de reparto, Joaquín de Orbegoso por Taller de reparaciones, Luis Sandoval por El amo Harold, Manuel Gold por Fragmentos, Sofía Rocha por La terquedad, Wendy Vásquez por El padre y Katerina D’Onofrio por Infortunio.

Y en cuanto a las actrices y actores protagónicos, todos ya han sido previamente reconocidos por Oficio Crítico con nominaciones: Osvaldo Cattone por El padre, Miguel Dávalos por El arcoíris en las manos, Renato Rueda y Fiorella Pennano por Pulmones, Haydée Cáceres por Canción de cuna para un anarquista, Jely Reátegui por El primer caso de Black & Jack y Vanessa Vizcarra por Una relación pornográfica. También nominados, aunque por otros montajes según El Comercio, figuran Emanuel Soriano por El curioso incidente del perro a medianoche, Juan José Espinoza por Oda a la luna y Denise Arregui por Las mujeres de los nazis, esta última considerada aquí como actriz protagónica y no por una de reparto, como lo está en Oficio Crítico.

Lamentablemente, de seguro por la escasa, muy escasa, cantidad de cupos en las nominaciones para los actores y actrices, muchos extraordinarios artistas quedaron fuera de la encuesta de los Premios Luces de este año: Alaín Salinas por Personas no humanas, Sergio Armasgo por Un chico de Bosnia, Ethel Requejo por La alondra, Kelly Esquerre por La hija de Marcial, Carlos Victoria por Financiamiento desaprobado, Miguel Álvarez por El arcoíris en las manos, entre otros intérpretes que brillaron en nuestras salas este año. Tanto los premios Oficio Crítico como los de Investigadores AIBAL sí cuentan con categorías que permiten por lo menos, el doble de nominados, para así de alguna manera “hacerle justicia” a la gran cantidad de extraordinarios montajes, trabajos de dirección e interpretación que merecen una mención a fin de año.

En lo que sí se resiste a cambiar nuestro emblemático Premio Luces, cómo no, es al momento de elegir dónde ocurre lo mejor de nuestro teatro limeño: como “Obra del año” figuran nada menos que tres (TRES) montajes del Teatro La Plaza (El padre de Florian Zeller; El curioso incidente del perro a medianoche de Simon Stephens, adaptado por Daniel Amaru Silva; y El amo Harold de Athol Fugard), uno del Británico (La tempestad de William Shakespeare), uno de la Universidad del Pacífico (La terquedad de Rafael Spregelburd), y uno de la PUCP (Pájaro en llamas de Mariana de Althaus); y la sorpresiva inclusión del recientemente cerrado Teatro Julieta, con El primer caso de Black & Jack, una creación colectiva dirigida por Paloma Reyes de Sá y Carol Hernández.

Las ausencias de El país de la canela de Alonso La Hoz, Casa de perros de Juan Osorio, Financiamiento desaprobado de Tirso Causillas, Recuerdos con el señor Cárdenas de Patricia Romero, Un país tan dulce y Yerovi, vida y muerte de un pájaro cantor de Celeste Viale, entre otras, como “Obra del año” se hacen extrañar demasiado, así como lo es también el imperdonable olvido de Esperando a Godot de Samuel Beckett, montaje institucional de la Asociación de Artistas Aficionados, un teatro que está por celebrar ocho décadas de existencia, que bien harían los Miró Quesada (y su equipo) visitar de vez en cuando.

Mucha suerte a todos los nominados y pueden votar por sus favoritos aquí.

Sergio Velarde
19 de diciembre de 2017

1 comentario:

Unknown dijo...

Que interesante resaltar lo mi estimado Sergio. Y saber que solo, nuestro "emblemático" no sale de 1 o 2 distritos, como Miraflores y Jesús Maria.